sábado, 15 de agosto de 2015

Mis pies

Mis pies llevan la fatiga
de los caminos y andares
dejando tierras cansadas,
cautivos de los azares.

Estos pies que van sufriendo
no han pisado piedra santa,
hundidos fueron en lodo
y enjuagados de esperanza.

Se van cuarteando de penas
cuando quedan los adioses;
son las espinas que quedan
de olvidos y desamores.

Mis pies siguieron orillas
y han bailado con la luna,
también tuvieron descanso
al calor de piel moruna.

Se me han hecho temblorosos
de aguantar las soledades,
caminaron junto a otros
al escalar libertades.

Las piedras, los horizontes,
el crepúsculo y la ausencia,
la inquietud, el desarraigo
pasando van y se quedan.

Pies de cobijo y sentires,
de perdón necesitados,
huesos que duermen al tiempo
si tus pies son a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario